¿Cómo sobrevivir a una crisis?

Actualizado: abr 10

He leído bastantes artículos, siempre buscando la clave sobre el cómo poder apoyar a otros emprendedores a superar la gran crisis que comenzó en Octubre del año pasado debido al estallido social en Chile, y luego al COVID-19 del que aún nos encontramos en incertidumbre sin saber mucho más sobre la posible duración o magnitud, pero una cosa si tengo claro, y es que no podemos permitir que nos derrumbe el negocio. Ni a nosotros ni a nadie.


Dando una vuelta entonces a esto, les traigo 17 claves para sobrevivir a una crisis, y que todos pueden replicar en sus negocios:

1. Debemos buscar la oportunidad en la crisis e ir con la tendencia

Está claro que la magnitud de la crisis dependerá de nuestra situación económica personal y de nuestra empresa pero la clave es llevar los costos al mínimo, de forma inteligente y utilizar todas las manos de la empresa para enfocarse en descubrir oportunidades clave de necesidades que se transparentan en situaciones de emergencia. Ej: existe un movimiento llamado #yoregalocuarencena que apoya a restaurantes a vender anticipado (revísalo aquí).


2. Sentarnos a revisar nuestro flujo de caja con estimaciones futuras de ingresos y situación financiera actual

El flujo de caja y situación financiera de nuestra empresa es NUESTRA responsabilidad, y el poder tener la claridad absoluta sobre los flujos de clientes, compras, productos estrella, utilidades en cada venta, nos pueden ayudar en enfocar las ventas en aquellos productos que nos generen mayor utilidad y/o que tengan alto flujo de salida. Esto nos puede servir también para identificar los canales donde sabemos que DEBEMOS estar.

3. Reducir gastos no es todo. Hace falta también cuidar; aumentar y diversificar los ingresos para neutralizar riesgos

En épocas de crisis podemos reducir nuestros gastos; lo que no podemos reducir es que las cosas aumenten y todo salga cada vez más caro; sobretodo hablando de necesidades básicas.

Es por eso que necesitamos cuidar; aumentar y diversificar nuestros ingresos para minimizar todo tipo de riesgo en el presente, y proyectados en el futuro.


4. Es importante mantenerse informados

En la era de la información quién posee información posee poder. Esto es relevante tanto para entender las condiciones políticas, mundiales, económicas y en general de nuestro entorno que puedan hacer que nuestra situación varíe, pero ante las cuales podemos generar diferentes planes de acción.


5. No permitir decisiones impulsivas

Hay muchos emprendedores que ante la amenaza de quiebra comienzan a despedir y a vender sus empresas. Esto sucede por el pánico que les da el seguir perdiendo dinero y no poder subsanar los gastos que implica un cierre. Lo cierto es que al tomar estas medidas tan drásticas están perdiendo más de lo que se imaginan.


6. Nadie es invulnerable ante una crisis financiera mundial

Si no tomamos el control de nuestra economía personal y empresarial; podemos perder mucho y poner en riesgo nuestro futuro.


7. En los momentos críticos salen a la luz los malos hábitos

Muchas veces cuando estamos en un mal momento; comienzan a salir a la luz aquellos malos hábitos que en momento que estábamos mejor pasaban desapercibidos.

Es por eso importante tener los ojos bien abiertos para encontrar aquellos malos hábitos que nos puedan afectar y encontrar buenos hábitos que nos ayuden a sobrevivir la situación del momento.


8. Sentarnos a revisar nuestra estrategia de márketing, presupuestos y branding

El día nos consume, es por esto que aprovechando que estas semanas estaremos con menor actividad, nos enfoquemos en replantearnos y recordar nuestros propósitos de marca, nuestro impacto (todos podemos aportar nuestro granito de arena al mundo y a otros), nuestro modelo de negocios, nuestra esencia y transmitir esto a nuestros clientes. Desarrollar campañas de SEO, RRSS, Re-marketing y Re-targeting


9. Impulsar instancias de trueque, mercado local y economías colaborativas

Todos necesitamos ayuda, y está en nosotros impulsar la economía comprando a PYMES locales, plataformas de economías colaborativas que generan empleos y generando instancias de trueque y donaciones a quienes lo necesitan más que nosotros. El mundo y la bondad lo hacemos nosotros.


10. Formar alianzas comerciales

Nunca está de más contactar empresas con el mismo giro comercial o de negocio que la nuestra y construir un producto en conjunto, como lo son por ejemplo los kit. Esto nos permitirá fortalecernos.


11. Asume y avanza, no pierdas tiempo quejándote

Podríamos pasar horas reclamando sobre la culpa del resto y quejándonos de la subida de los precios, pero esto no va a mejorar nuestra situación. Tenemos que aceptar lo que ocurre y tomar medidas prácticas para hacerle frente a la situación en la que estamos. La adaptabilidad es la clave para ser feliz en cualquier situación.


12. El financiamiento para gastos de consumo puede distorsionar la economía personal y de nuestra empresa, creando trampas de las que luego resulta difícil salir

Recuerda ser racional; más que emocional, para no caer en algunas trampas que podrían complicar más adelante tu situación financiera. No incurras en créditos innecesarios a menos que sean substanciales para la supervivencia de la empresa y teniendo la seguridad de poder pagarlos con tu flujo futuro.


13. En el momento que se desata una crisis financiera, no conviene hacer grandes cambios

Parece un consejo obvio; pero mucha gente no comprende la gravedad de una crisis financiera y muchas veces hace cambios importantes con su trabajo (aumentando el riesgo de quedarse sin la fuente principal de ingresos de la gran mayoría) o incluso con sus ahorros; corriendo el riesgo de perderlos y poner en peligro su futuro.

Simplemente, tienes que ser cauteloso y analizar bien todo antes de hacer grandes cambios en estos dos aspectos.


14. Mantener actualizado un cuadro completo de la situación patrimonial, ayudará a tomar mejores decisiones en tiempos difíciles, evitando tener que consumir ahorros o bienes sin un plan organizado.

Es simple, si no sabemos dónde estamos parados ni tenemos controlada nuestra situación; nos arriesgamos a tomar decisiones que nos puedan afectar más de la cuenta en el futuro.

En épocas de crisis financiera, por no controlar estas cosas, se termina poniendo en riesgo la empresa, los ahorros y el patrimonio.


15. Frente a una crisis financiera, todo el mercado laboral se desequilibra y quedan en peligro los trabajos.

En épocas de crisis y si no somos verdaderos inversores que viven de su ingreso pasivo; es importante mantener y cuidar la fuente de trabajo para no pasar por situaciones complicadas.

En estos momentos; por más control que tengas de todo, si no eres consiente de este riesgos y teniendo solo una fuente de ingresos; es bueno cuidarla lo mejor posible y no hacer grandes cambios hasta que la situación se mejore o este mejor controlada.


16. Cuidado con superar la crisis actual a costa de tu futuro. 

Obviamente podemos superar una crisis gastando nuestro dinero; sin modificar nuestros hábitos, o incluso consumiendo y endeudándonos con nuestras tarjetas de crédito; pero más adelante y no sabemos cuando terminará una crisis; este tipo de acciones podrían poner en peligro nuestra vida.

No vale la pena sacrificar el futuro; para tratar de sobrevivir a una crisis a costa del mañana; una cosa es la planificación y otra muy diferente, creer que las cosas mejorarán por sí solas si o si del día a la mañana.


17. El dinero es importante pero no lo es todo.

Agradezcamos lo que tenemos, aprendamos a ser felices y disfrutar a nuestra familia, amigos y demostrarle a los que nos rodean cuanto nos importan. Preocupémonos del que está al lado, de brindar nuestro apoyo a otros, de la generosidad. Toda crisis tiene una curva que toca fondo, pero esta debe volver a subir y para esto hay que tomar las medidas correspondientes, pero jamás dejar de vivir por nuestras preocupaciones.



#coronavirus #comosobreviviraunacrisis #emprendedoresunidos

23 vistas
  • Instagram
  • Pinterest
  • LinkedIn

Suscríbete y descubre cómo ganar dinero con tu marca!

© 2019 by Antje Bracker